Declaración de herederos judicial o abintestato: Horcajada Abogados Lleida

La declaración de herederos judicial o abintestato, como es lógico, se hace en el Juzgado de Primera Instancia del lugar del último domicilio del causante.

No es necesaria la intervención de Procurador, y solamente será necesaria la intervención de un Letrado si el valor de los bienes de la herencia excede de 2.405 euros.

Con el escrito que se presente al Juez, en el que se relatarán las circunstancias personales y familiares del fallecido, se presentarán también los siguientes documentos:

* Certificado de defunción.
* Certificado del Registro General de Actos de Ultima Voluntad, que acredite que no hay testamento.
* Certificado de nacimiento de los hijos del fallecido.
* Certificado de defunción de los hijos que hubiesen muerto.
* Certificado de matrimonio del fallecido.

El Juez oirá a los testigos propuestos, con citación del Ministerio Fiscal, y si estima justificados los hechos alegados, dictará a propuesta del Secretario Judicial auto declarando herederos a los parientes más próximos con derecho a heredar.

Una vez que el heredero tiene conocimiento del fallecimiento de una persona y de su condición de heredero testamentario o de heredero intestado, el siguiente paso consistirá en aceptar o renunciar la herencia. También los legados deben ser aceptados o renunciados por el legatario.

El heredero es aquella persona designada por el testador en el testamento, o el señalado por la Ley en defecto de testamento, para recibir la totalidad de los bienes de la herencia o una parte alícuota de la misma

El heredero no sólo recibe los bienes de la herencia sino que también responde con sus propios bienes de las deudas de la misma, salvo que la haya aceptado la herencia a beneficio de inventario

El legatario es aquella persona designada por el testador en su testamento para que reciba uno o varios bienes concretos de la herencia. A diferencia del heredero, el legatario no responde de las deudas de la herencia.

Hay que tener en cuenta que una misma persona puede ser designada por el testador como legatario de bienes concretos y determinados y, al mismo tiempo, como heredero de una cuota o parte del resto de los bienes de la herencia. En este caso, dicha persona no tiene por qué aceptar necesariamente tanto la herencia como el legado a su favor, sino que puede aceptar la herencia y renunciar el legado o viceversa.

La herencia debe ser aceptada o renunciada por el heredero.

La aceptación de la herencia puede ser de dos tipos: aceptación pura y simple y aceptación a beneficio de inventario.

La aceptación pura y simple implica que el heredero no sólo recibirá los bienes integrantes de la herencia, sino que también responderá personalmente, con sus propios bienes, de las deudas de la misma.

La aceptación a beneficio de inventario requiere la formación, una vez hecha la aceptación, de un inventario judicial del caudal hereditario, a fin de determinar los bienes integrantes del activo y las deudas integrantes del pasivo. Si la herencia se ha aceptado de esta manera, el heredero sólo responderá de las deudas de la herencia hasta el límite del valor de los bienes hereditarios. Es decir, el heredero no responderá con su propio patrimonio de las deudas de la herencia cuando éstas son superiores al valor de los bienes de la misma.

Aunque la aceptación puede hacerse tácitamente en ciertos supuestos, habitualmente se realiza de forma expresa mediante el otorgamiento de una escritura pública ante Notario. La aceptación de la herencia ante Notario puede hacerse al mismo tiempo y en el mismo documento en el que se formaliza la partición de la herencia o en documento separado y con carácter previo a la partición.

La renuncia a la herencia debe ser expresa y hacerse necesariamente en escritura pública ante Notario.

La aceptación o la renuncia a la herencia han de referirse a la totalidad de la misma. No se puede aceptar una parte de la herencia y renunciar al resto, o aceptar determinados bienes de la herencia y renunciar a los demás bienes.

Una vez los herederos ya han aceptado la herencia se debe procede a la partición de la herencia.

La partición de la herencia es el reparto de los bienes del fallecido entre los herederos en proporción a la cuota que a cada uno de ellos corresponde. La partición deberá hacerse una vez que se ha acreditado con el testamento o con la declaración de herederos quiénes son las personas con derecho a la herencia y una vez que dichas personas han aceptado la herencia.

Hay que tener en cuenta que la herencia está integrada tanto por los bienes y derechos del difunto como por sus deudas, y que éstas se transmiten a los herederos al igual que los bienes. Por tanto, en la partición deberán inventariarse y ser objeto de adjudicación también las deudas del fallecido.

El reparto de los bienes que integran la herencia deberá hacerse en la forma establecida por el testador en el testamento. Si no existe testamento y se trata de herederos intestados, la partición podrá hacerse de la forma que libremente decidan los herederos, siempre que se respete la cuota o parte que a cada uno de ellos corresponde por Ley en la herencia del difunto.

El testador puede limitarse a establecer en el testamento la cuota o porcentaje que corresponde a cada uno de los herederos nombrados respecto del total haber hereditario. En este caso, los herederos podrán distribuirse entre ellos los bienes integrantes del caudal hereditario de la forma que libremente acuerden, siempre que el valor de lo recibido por cada heredero sea igual a la cuota establecida a su favor por el testador.

El testador puede no limitarse a nombrar herederos en el testamento sino también efectuar en el mismo el reparto o partición de los bienes entre los herederos, asignado a cada uno de éstos bienes concretos en pago de su cuota hereditaria. Es el llamado testamento particional. En este caso, los herederos deberán ajustarse a lo ordenado por el testador en su testamento en orden al reparto de los bienes.

En el caso de que existan legados testamentarios, la entrega de los bienes legados al legatario deben hacerla los herederos nombrados en el testamento, y a éstos deberá dirigirse el legatario para solicitar la entrega.

Por otro lado, en toda sucesión debe tenerse en cuenta la legitima.

La legítima es aquélla "porción" de bienes de la herencia sobre la cual el testador no puede disponer libremente, aunque desee hacerlo, porque la Ley la ha reservado a los llamados "herederos forzosos".

El testador no podrá privar a los herederos de su legítima sino en los casos expresamente determinados por la Ley.

Mª José Horcajada

Avda. Blondel 27, 7º-1º
25002 Lleida - ESPAÑA
T. 973 281 424
F. 973 278 235
E. info@horcajada-abogados.com


Más noticias..

 


Ultimas noticias

11

22

2017

Hipotecas multidivisa LLeida: Sentencia del Tribunal Supremo

  El periódico local La Mañana de LLeida publica en su […]

11

19

2017

Reagrupación familiar: Documentación necesaria

Si es usted un extranjero residente legalmente en España y […]

11

18

2017

Reagrupación familiar: requisitos para la reagrupación

La Reagrupación Familiar es una autorización de residencia temporal que se podrá […]

11

17

2017

Reagrupación familiar: Concepto, Normativa, Reagrupante y Reagrupados

Nuestra sociedad cada vez es más plural, y ello motiva […]

11

16

2017

Demandas judiciales por cláusulas suelo en Lleida : 360

Desde que entraron en funcionamientos los juzgados especializados en demandas […]

11

08

2017

Cláusula suelo LLeida: devolución BBVA de 1.192, 52 euros extrajudicialmente

La entidad BBVAe  ha estimado la reclamación extrajudicial presentada en […]

11

07

2017

Cláusulas suelo Lleida : BBVA devuelve 1.517 euros extrajudicialmente

La entidad bancaria BBVA ha estimado la reclamación extrajudicial presentada […]

11

06

2017

Protección consumidor: Nueva ley hipotecaria

El pasado 3 de noviembre el Consejo de Ministros ha […]

11

05

2017

Cláusulas suelo Lleida: Banco de Sabadell devuelve 7.582 euros

El Banco Sabadell ha estimado la reclamación extrajudicial presentada en […]


    

Horcajada Abogados
Avda. Blondel 27, 7º-1º
25002 Lleida - ESPAÑA

T. 973 281 424
F. 973 278 235
E. info@horcajada-abogados.com