EXTINCION DEL DERECHO DE USO DE LA VIVIENDA FAMILIAR: Por convivencia con un tercero

El Tribunal Supremo mediante sentencia de fecha 20/11/2018 ha establecido que la convivencia con un tercero de uno de los cónyuges extingue el derecho de uso de la vivienda familiar tras el divorcio.

Se trata de un supuesto en el cual la madre con los hijos ostentaba el uso de la vivienda familiar tras la sentencia de divorcio y el padre planteó un procedimiento de modificación de medidas solicitando “ la extinción del derecho de uso de la vivienda que constituyo el domicilio familiar en favor de la madre con los hijos pudiendo las partes proceder a la venta de la misma o a su adjudicación a uno de ellos con el consiguiente abono al otro del importe correspondiente, y alternativamente y si no se estimase dicha pretensión principal se modifique la pensión de alimentos que el padre satisface “ al convivir la progenitora con una tercera persona en el mismo .

La cuestión controvertida resuelta por el Alto Tribunal es “ la determinación de los efectos que produce la convivencia de la progenitora, que tiene atribuido el uso de la vivienda familiar, junto a los hijos menores, con una nueva pareja, respecto de este derecho de uso.” Un asunto sobre el que no se había pronunciado la sala segunda.

La sentencia recurrida declaraba “ extinguido el derecho de uso en el momento en que se proceda a la liquidación de la sociedad de gananciales” en base a que

"la vivienda litigiosa, antes del hecho de la entrada en la vida de la esposa de su nueva pareja, podía seguirse considerando como vivienda familiar en cuanto servía a un determinado grupo familiar aunque desmembrado y desintegrado tras la crisis matrimonial. Pero precisamente por la entrada de una tercera persona en el ámbito sentimental de la esposa y materialmente en la que fue vivienda familiar hace perder a la vivienda su antigua naturaleza de vivienda familiar por servir en su uso a una familia distinta y diferente. Por ello la sentencia de la Sala Primera de 19 de noviembre de 2013 solo considera vivienda familiar aquella en que la familia haya convivido, con una voluntad de permanencia de manera que usando este criterio consideramos que desaparecida esa familia, bien unida o disgregada, la vivienda ha de perder también la consideración de vivienda familiar. Porque como señala la sentencia citada no puede calificarse de familiar a la vivienda que no sirve a los fines del matrimonio y estimamos que no tiene sentido que los hijos y el custodio sigan manteniendo el uso de un inmueble que ya no sirve a sus primitivos fines más allá del tiempo que se necesite para liquidar la sociedad ganancial".

Contra la citada sentencia interpuso el Ministerio Fiscal  recurso de casación por infracción del artículo 96.1 del Código Civil considerando  que en esta clase de procedimientos debe primar el interés del menor y  no el patrimonial de los progenitores.

El Tribunal Supremo, “ratifica los argumentos y pronunciamientos de la sentencia recurrida y desestima el recurso.

 La introducción de un tercero en la vivienda en manifiesta relación estable de pareja con la progenitora que se benefició del uso por habérsele asignado la custodia de los hijos, aspecto que se examina, cambia el estatus del domicilio familiar. No se niega que al amparo del derecho a la libertad personal y al libre desarrollo de la personalidad se puedan establecer nuevas relaciones de pareja con quien se estime conveniente, lo que se cuestiona es que esta libertad se utilice en perjuicio de otros, en este caso del progenitor no custodio. Una nueva relación de pareja, tras la ruptura del matrimonio, tiene evidente influencia en la pensión compensatoria, en el derecho a permanecer en la casa familiar e incluso en el interés de los hijos, desde el momento en que introduce elementos de valoración distintos de los que se tuvieron en cuenta inicialmente y que, en relación a lo que aquí se cuestiona, se deberán tener en cuenta, sin perder de vista ese interés de los hijos, que es el que sirvió de título de atribución del uso, al amparo del artículo 96 del Código Civil.

Una vez más se advierte la insuficiencia del artículo 96 del Código Civil para resolver este y otros problemas asociados al uso del domicilio familiar.”

Sin duda, el interés prevalente del menor es la suma de distintos factores que tienen que ver no solo con las circunstancias personales de sus progenitores y las necesidades afectivas de los hijos tras la ruptura, de lo que es corolario lógico y natural la guarda y custodia compartida, sino con otras circunstancias personales, familiares, materiales, sociales y culturales que deben ser objeto de valoración para evitar en lo posible un actor de riesgo para la estabilidad del niño, y que a la postre van a condicionar el mantenimiento de un status sí no similar sí parecido al que disfrutaba hasta ese momento. Esto se consigue no solo con el hecho de mantenerlos en el mismo ambiente que proporciona la vivienda familiar, sino también con una respuesta adecuada de sus padres a los problemas económicos que resultan de la separación o del divorcio, para hacer frente tanto a los gastos que comporta una doble ubicación de los progenitores, como a los alimentos presentes y futuros. La situación del grupo familiar no es la misma antes que después de la separación o divorcio, especialmente para las economías más débiles que se dividen y, particularmente, cuando uno de los cónyuges debe abandonar el domicilio o cuando se bloquea la normal disposición del patrimonio común de ambos cónyuges impidiendo una cobertura económica mayor, no solo en favor de los hijos, sino de los propios padres que han contribuido a crear un patrimonio común afectado tras la separación por una situación de real incertidumbre.”

Señala el TS a  dos factores que eliminan el rigor de la norma en caso de desacuerdo entre los cónyuges:

  1. “El carácter no familiar de la vivienda sobre la que se establece la medida, entendiendo que una cosa es el uso que se hace de la misma vigente la relación matrimonial y otra distinta que ese uso permita calificarla de familiar si no sirve a los fines del matrimonio “
  2. “Que el hijo no precise de la vivienda por encontrarse satisfechas las necesidades de habitación a través de otros medios; solución que requiere que la vivienda alternativa sea idónea para satisfacer el interés prevalente del menor” .

 

Si se encuentra en esta situación consúltenos su caso  para estudiar la posibilidad de solicitar una modificación de medidas de su procedimiento de divorcio.

Horcajada abogados



Más noticias..

 


Ultimas noticias

04

01

2019

LA LEGÍTIMA EN CATALUÑA: Concepto,legitimarios y cuantía.

El Código Civil de Cataluña dedica a la regulación de […]

04

01

2019

CUANTÍA DE LA LEGÍTIMA EN CATALUÑA: ¿ Cómo se calcula?

El Código Civil de Cataluña, regula en su Libro Cuarto, […]

03

13

2019

ACCIDENTES DE TRAFICO : Articulo de la abogada de Lleida Mª José Horcajada

"Imprudencias que se pagan Al final de la legislatura se ha aprobado […]

02

25

2019

LEY HIPOTECARIA: Artículo abogada de Lleida Mª José Horcajada

La nueva Ley Hipotecaria es el tema del artículo publicado […]

02

12

2019

GUARDA Y CUSTODIA DE LOS HIJOS: Un padre pierde la custodia de sus hijos menores por fumar

"El tabaco y La custodia   El consumo de tabaco es sabido […]

01

28

2019

GASTOS FORMALIZACIÓN HIPOTECA : Artículo abogada Mª José Horcajada

Reproducimos a continuación el artículo de la abogada Mª José […]

01

24

2019

MEDIACIÓN: Articulo de la abogada mediadora Mª José Horcajada " Camino por recorrer"

Como despacho de abogados nos dedicamos a gestionar los conflictos […]

01

12

2019

CLAUSULA SUELO LLEIDA: Sentencia contra el Banco Popular Español SA y a favor de nuestros clientes

Nuestro despacho de  abogados de Lleida ha conseguido una nueva […]


    

Horcajada Abogados
Avda. Blondel 27, 7º-1º
25002 Lleida - ESPAÑA

T. 973 281 424
M. 609 721 439
E. info@horcajada-abogados.com